Familia Dehoniana

1/9/17

El Video del Papa 09-2017 – Parroquias al servicio de la misión – Septiembre 2017



 Unas pinceladas cortas sobre El Padre Dehon y las parroquias, acompañando a este vídeo del Papa.



El 3 de noviembre de 1871, el P. Dehon asume como capellán vicario de la parroquia de San Quintín, que con sus 35.000 habitantes es la más poblada de la diócesis. En esta ciudad “industrial” la injusticia y la explotación del obrero son muy grandes. “La situación de esta pobre gente es peor que la de los esclavos de la antigüedad... No hay duda de que nuestra sociedad está podrida.”
En la casa parroquial Dehon goza de una vida de comunidad, pero lamenta que el ministerio de los vicarios quede absorbido por los entierros, los catecismos y las visitas a los enfermos: una pastoral que no entra en contacto con los trabajadores. El joven vicario lo denuncia sin rodeos.
En estas grandes parroquias sólo se entra en relación con algunas familias escogidas. Cada vicario es recibido en algunas casas que él frecuenta. El resto de la ciudad, no ve al sacerdote sino raramente o tal vez nunca. No se construirán ciudades cristianas con parroquias de 30.000 habitantes; está en contra de todo buen sentido. Es necesario que el pastor conozca a sus ovejas y que las ovejas conozcan al pastor.
León toma contacto con los miembros de la conferencia de San Vicente de Paúl, cuyo espíritu comparte desde su vida de estudiante. Y por medio de ellos conoce la situación real del mundo popular obrero.
“Ante todo, sacerdote o laico comprometido, es necesario que entiendan que no han sido hechos para la sacristía. Ustedes son la sal de la tierra y la luz de la vida social.”
Uno de los mayores objetivos de su compromiso será precisamente el de reconciliar al pueblo con la Iglesia. El ministerio de Dehon asume una tonalidad social. Su pastoral no se reduce a la distribución de los sacramentos; se inscribe en una sociedad cuyas disfunciones humanas, sociales y políticas él analiza. Hallamos una primera y significativa manifestación de ello en su predicación de Navidad que tradicionalmente toca al último vicario llegado. Esta predicación, “verdadero sermón social”, enfrentará al P. Dehon con la burguesía local.
Dehon es un educador preocupado por la formación de los niños de los medios populares. Además del catecismo, les ofrece un espacio de encuentro llamado “patronato”. Para no dejar a los muchachos en la calle y para brindarles una educación integral, los reúne primero en su despacho y luego en el patio de un pequeño pensionado que dirige un miembro de la conferencia de San Vicente de Paúl. Durante el verano de 1872, procura hallar un local más conveniente. Así empieza el Patronato San José para la formación de la juventud. Dehon quiere que su proyecto sea un aporte para la renovación de la sociedad y no un simple pasatiempo:

Demasiadas personas se imaginan que nosotros no tenemos otra ambición que hacer jugar honestamente a algunos niños los domingos. Nosotros apuntamos más alto. Nuestro fin es la salvación de la sociedad por medio de la asociación cristiana.



Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón