Familia Dehoniana

15/10/17

Ecuador, 20 años de los scj. Escrito de Artemio López Merino. scj




(1.997 – 2.017)

Publicamos el escrito que  P. Artemio López Merino, uno de los scj que hicieron posible esta presencia, escribió con motivo de la celebración de los 15 años.
 

Como bien sabes, el día 15 de octubre de 1.997 es la fecha oficial de la segunda presencia misionera en Ecuador de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. Según consta en la crónica de esta nueva implantación de nuestra Congregación en Hispanoamérica, fue ese el día en que los nuevos misioneros: P. Artemio López, P. Ramón  Soriano y H. José Mª Urbina, acompañados por el entonces Padre Provincial de España, P. Aquilino Mielgo, por la mañana conocieron su nueva morada en Leonidas Plaza-Bahía de Caráquez, y por la tarde tuvo lugar la firma del convenio de colaboración de los SCJ de la Provincia española con la Arquidiócesis de Portoviejo para Manabí.

 

Tanto los Dehonianos de la comunidad Bahía de Caráquez como los de Quito, entendimos que los “15 años” vividos con mucha intensidad en este “nuestro nuevo país”, bien merecía una celebración festiva, especialmente para darle gracias a Dios por todas las bendiciones que nos ha prodigado durante estos tres lustros, lo mismo a nosotros como a nuestras gentes y en nuestros diversos apostolados.

 

Al recordar la señalada efeméride, así como la puesta en marcha de “esta obra de Dios” tampoco podían quedar en el olvido dos personas providenciales que hicieron posible se pudiera efectuar: de un lado, Mons. José Mario Ruiz, entonces arzobispo de Portoviejo y Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, tanto por su perspicacia, dándose cuenta que en su arquidiócesis hacía cien años habían estado unos misioneros de nuestra Congregación, como por su insistencia ante el Padre General, P. Virginio Bressanelli y el Padre Provincial de España para contar con nuestra presencia. Y de nuestra parte, el P. Aquilino Mielgo, que verdaderamente se encariñó, en primer lugar del sentir de la Provincia por instaurar una nueva fundación en América Latina y, posteriormente, cuando la Provincia se decantó porque fuera en Ecuador, se entregó a la causa con todo su entusiasmo y generosidad. Parece que, sobre todo, se primó el recuerdo histórico, y se optó por el país elegido por el Padre Fundador como la primera misión “ad gentes” de la Congregación.

 

Superadas y -creo que con buena nota- las pruebas a las que nos sometió la “corriente del niño”, pronto empezamos a pensar en la creación de una nueva comunidad y, a los dos años nos hicimos presentes en Quito, sin duda, gracias a la magnanimidad de la Provincia española y al tesón y la constancia del P. Aquilino en captar la voluntad de cuatro nuevos padres misioneros: Javier Bravo, José Miguel Ochoa, Benjamín Ramos y Pablo José M. Zapiráin. En el transcurso del tiempo fueron llegando otros padres más: Juan Pablo M. Sierra, José Luis Domínguez, Pedro Jesús Arenas, José Carlos Rayo, Salvador Elcano y H. Jonathan M. Gragera. A mediados del mes de marzo de 2.009 pudimos contar con la colaboración de los Padres brasileños Renato Cadore y Bruno dos Santos y posteriormente Edson Pacheco. En la actualidad somos doce  religiosos (seis en cada comunidad), lo que significa que, algunos de los que estuvieron en esta misión, una vez cumplidos sus compromisos se tornaron a España ó a Brasil. No fue este el caso del P. Javier Bravo, a quien Dios llamó a su Seno el 17 de marzo de 2.005 ¡Descanse en la paz del Corazón de Jesús!

 

En nuestro sencillo repaso de estos 15 años, por lógica hemos tenido que encontrarnos con lagunas, con momentos de desierto, con precipitaciones, con faltas de calidad en nuestros testimonios evangélicos, con desmotivaciones, con épocas de mucho activismo y no tanta calidad, con cansancios inútiles, y con un largo etcétera de deficiencias. Pero también nos ocurre que, al estar satisfechos del conjunto de nuestra presencia misionera en Ecuador y, posiblemente siendo bastante optimistas, los fallos, los errores y los defectos los tengamos como difuminados y oscurecidos por el recuento de todo lo que nos ha salido bien.

 

Desde el inicio tuvimos muy clara la idea de plasmar en nuestra actividad misionera la dimensión social (algo muy propio de nuestra Congregación, fundada por un eminente sociólogo, el P. León Dehon), y nos empeñamos en hacer una importante apuesta por lo social. Y, claro está, la prueba eficaz de esta “aventura” fue la instauración de lo que llamamos “nuestras obras sociales”; con el adjetivo posesivo “nuestras”, lo único que queremos remarcar es que tales actividades dependen exclusivamente de las comunidades religiosas, pues en el campo parroquial tenemos otra forma de trabajar la pastoral social. Estos son un poco nuestros campos de acción o pequeñas instituciones benéficas sin ánimo de lucro: los apadrinamientos de niños, el comedor infantil, el centro médico y la farmacia popular, el centro de día para ancianos, la biblioteca “Gabriel Grison” y los microcréditos de la “Fundación Orbayu”.

 

De igual manera, también estuvo muy presente en nuestros primeros proyectos misioneros el de la animación vocacional a los jóvenes, para que estuviesen atentos a seguir con nosotros las huellas de Cristo en el ejercicio de los consejos evangélicos, imitando su forma  de vivir en pobreza, en castidad y en obediencia. Sin duda, siempre ha sido esta una ardua tarea, donde sigue imperando la verdad del “muchos son los llamados y pocos los escogidos”. En este momento, damos gracias al Señor por contar en nuestras filas con un religioso de votos temporales, un novicio y varios aspirantes ecuatorianos, a la vez que ponemos como intercesor de esta causa al protomártir de los Dehonianos, el Beato Juan Mª de la Cruz.

 

Sin querer hacer un elenco de lo más positivo que hemos vivido y logrado en estos 15 años, no me resigno a dejar sin subrayar como sobresalientes: nuestra constancia en las 28 reuniones y 12 asambleas de la CTE (Comunidad Territorial Ecuatoriana) - los 25 números de la revista “Mushuc Ñan” (12 años) - la elaboración del “Proyecto de la Misión SCJ en Ecuador” - la fidelidad a los ejercicios espirituales anuales y retiros de adviento y cuaresma - la participación en la formación permanente - la presencia en las reuniones a nivel de Congregación (General, Latinoamérica y Provincia)…

 

Conscientes de las muchas bendiciones del Dios providente durante este tiempo de gracia, también somos sabedores de la intercesión de la Santísima Virgen, así como la del Padre Dehon, a quien imaginamos contento con la refundación de su primera Misión ad gentes. Por evitar la adulación, expresamente dejamos de dar las gracias a personas concretas, aunque sí al pueblo ecuatoriano por recibirnos con los brazos abiertos, por habernos perdonado tantas imperfecciones y por seguirnos queriendo tal y como somos. De igual modo, reconocemos la confianza de nuestros Superiores por enviarnos a este apostolado, lo mismo que a nuestros hermanos religiosos por sus apoyos constantes. 

P. Artemio López Merino

27/9/17

Grupo de Madrid celebra la fiesta del beato Juan Mª de la Cruz





El pasado viernes 22 de septiembre celebramos la fiesta del Beato Juan María de la Cruz, con la Comunidad Religiosa del Colegio Fray Luis de León en Madrid. 
Los que pudimos hacerlo, participamos en la Eucaristía para alimentar nuestro espíritu y sentirnos más cercanos a toda la Familia Dehoniana, y a su término, nos reunimos de manera informal, pero muy formal con nuestras buenas costumbres españolas: alimentando también el cuerpo.
Pudimos contar nuestras experiencias de las vacaciones y a su vez, concertar el inicio de las reuniones de este nuevo curso, para seguir conociendo más sobre nuestra espiritualidad dehoniana y así mantener siempre viva nuestra fe.







Laicos Dehonianos-Video

Video clip donde el corazón